miércoles, noviembre 16, 2005

La muerte

Siento curiosidad por cómo me recordarán el día de mañana, no cuando sea mayor sino cuando ya no esté. Más curiosidad siento por saber a qué cielo iré, ¿iré al cielo de los buenos, al de los muy buenos o al de los santos?, bueno, al de los santos seguro que no, al de los muy buenos es bastante difícil y al de los buenos..., mejor me lo pregunto de nuevo: ¿iré al cielo?

La muerte me da bastante miedo, no por el hecho de morirme sino porque tal vez no me de tiempo a hacer todo lo que quiero. Yo haría un pacto con ella pero seguro que la eternidad es un plazo que no va a aceptar. Si me muero espero que al menos se me recuerde durante los veinte siguientes años, harto difícil pero no imposible, tal vez tenga que poner un epitafio de esos cómicos para que así alguien se pare delante de mi tumba.

Por desgracia no puedo prometeros que nunca voy a morirme pero mientras viva prometo vivir (esto es una chorrada mía que no viene a cuento pero me ha salido sin querer).

Ahora que hablo de la muerte me ha venido a la cabeza esa situación típica, de las películas americanas, en las que el médico le dice al paciente que le quedan dos meses de vida. ¿Qué haría yo si fuera el paciente?, en primer lugar me fumaría un cigarro y luego le diría a todo el mundo: "he decidido que dentro de dos meses voy a dejar de fumar", ya me imagino a todo el mundo alegrándose, y luego diría: "¡ah!, se me olvidaba decirte que dentro de dos meses me voy a morir". Esto reafirma la frase esa que dice "no hay nada malo que no pueda decirse con una sonrisa". Lo que más me preocuparía de saber que me quedan dos meses de vida sería cómo iba a decidirme por el próximo libro que me iba a leer, si en teoría tengo dos terceras partes de mi vida por vivir y aún así me cuesta horrores decidirme no quiero imaginarme sabiendo que iba a ser el último, uno de yoga igual estaría bien porque seguro que cuando me enterrasen no me iba a picar la nariz cuando esté relajado. Lo que si que tengo claro es que no haría ninguna locura, ya me imagino yendo a hacer puenting (o como se escriba), actividad que ahora no me atrevo a hacer por miedo a matarme, tirándome al vacío y... ¡zas!, se rompe la cuerda y me muero mes y medio antes de tiempo. Lo que sí que haría sería jugar mucho a la lotería, ¡mira que si me toca!, ya me imagino a la gente pasando por delante de mi tumba y diciendo: "mira, ahí está el más rico del cementerio, le tocó la lotería y en vez de un ataúd se ha enterrado en una caja fuerte".

Bueno, lo dicho, que tranquilos que no voy a morirme, al menos mientras que dependa de mi.



8 comentarios:

Navarra dijo...

Es curioso! Hasta he esbozado una sonrisa con lo de la "caja fuerte". Eres muy optimista. Gracias por compartirlo.

PUCK73 dijo...

No se si miedo a la muerte o que, mas bien es lo que dices tú, miedo a que no me dé tiempo a vivir lo suficiente, miedo a no volver a ver a las personas que quiero, miedo a no ser capaz de disfrutar a tope hasta el último aliento y sobre todo miedo al dolor, no quiero morir con dolor, como ya dije en uno de mis post, ahora hay muchos adelantos y no quiero morir con dolor. Lo demas será quedarse dormido sin un despertar¿sencillo no?, por cierto, no quiero que me entierren, me dan asquito los bichos, prefiero que me quemen y me lancen al mar, tampoco quiero flores, las flores que me las regalen ahora que me encantan, luego¿para que si no podré disfrutarlas?besos.

*Lady Laura* dijo...

Yo no tengo miedo a la muerte en sí, tengo miedo a lo que dejamos en el camino, desgraciadamente he vivido en mis carnes la muerte de una persona joven sin despedidas, y sé el dolor que dejan entre la gente que los quiere, eso es el miedo que me dá a mi, miedo a que muera alguien que quiero o miedo a irme y dejar a los mios mal.

Isthar dijo...

Yo sin duda no temo a mi propia muerte, pero la muerte de quienes me rodean sí me da miedo, porque no me siento capaz de asumirla aunque sé que no me quedaría más remedio.

A la mia, ni la temo ni me impone demasiado, sé que llegará cuando tenga que hacerlo y que si no me da tiempo a hacer las cosas que querría ahber hecho en parte será porque no he sabido aprovechar mi vida, pero no porque la muerte no me dejara tiempo suficiente...

Vive mucho y haz todo lo que quieras hacer :)

H.G. dijo...

Me sucede lo mismo que a Isthar respecto a la muerte. Respecto a tu post, me ha hehco reir bastante. Gracias!

Saludos!

Arîadhna dijo...

Yo solo tengo clara una cosa: qu como cada día puede ser el último,sólo queda vivir cada día como si realmente lo fuera. Siendo feliz. Sintiendo en toda su plenitud...
Y bueno,que le vamos a hacer si no sale bien...si no quedan más días,porque no quedan; y si quedan porque hay más para solucionarlo.

A mi me da igual morirme yo,me asusta más el dolor previo. Lo que realmente es para mi absolutamnete desolador es ver morir a la gente que tienes a tu alrededor, gente a la que quieres y que sabes que ya nunca más podrás abrazar,y hablar, y compartir, y soñar. Con su muerte muere también una parte de ti que jamás volverá a ser recuperable. Y así,ka muerte duele así mucho más...

Me dibujaste una sonrisa con eso de la caja fuerte y el puenting:)

Besos! Arîadhna. Perdida..ida...ida...

Mayendar dijo...

Unas veces me da miedo y otras me intriga, porque no sé si será un final donde desaparece todo o será un nuevo principio, otro paso, ¿dónde? ¿mejor o peor? Habremos de superar nuevas vidas en peores condiciones? o por el contrario con cada una nos vamos superando y van siendo mejores?

Nocheoscura dijo...

Lo cierto es que me dio miedo publicar la entrada, mi humor es demasiado negro y a veces hay quien no lo entiende, aunque yo entiendo que no se entienda.

Enlaces

Related Posts with Thumbnails