domingo, mayo 28, 2006

La Ignorancia


No hace mucho sufrí en mis propias carnes las gracias de los ignorantes, no crean que me dolió en exceso pues fue hasta divertido para mi, es la ventaja de ser inmune a la ignorancia, puedes nadar en ella e ir a la orilla cuando quieras. Confieso que todo desembocó por los libros, sí, por mi afición a leer, no me hice el listo pero debieron sentirse como un niño pequeño al que todo el patio le gritan tonto a la vez y no sé porqué hay gente a la que le extraña que me guste tanto leer, no sé si será por mi personalidad. Su defensa fue hacer gracias al respecto, mi ataque escucharles atentamente demostrando que eran más ignorantes que lo que ellos mismos creían. Supongo que gané porque uno de ellos al final me confesó que había leído algún que otro libro, estuve a punto de decirle que el "Marca" no se consideraba un libro pero no soy malicioso, luego siguió la comida y todo quedó en lo que fue, dos ignorantes ignorados.

Hace poco leí una entrada en un blog, de hecho hice un comentario, en el que se defendía tener como afición o como conversación social el fútbol, lo cual comparto pero... ¿porqué está tan mal visto leer?.

La ignorancia no significa ser maleducado, o no ser culto, la ignorancia es cuándo pensamos que todo lo sabemos, de hecho hay ignorantes que leen a diario y hay ignorantes que no leen porque ya lo saben todo.

La pregunta de hoy es: ¿has tenido que ser ignorante alguna vez?

¿Has tenido que ser ignorante alguna vez? Yo confieso que sí y es debido a mi profunda convicción de no discutir lo indiscutible. Si alguien me discute que voy descalzo cuando llevo zapatos le digo que sí, es más le aseguro que lo que me envuelve el pie son inmundicias que se han adherido por ir descalzo.

Quiero matizar que cuando digo indiscutible me refiero a iniciar una discusión que no llevará a ningún fin, cada uno tiene sus ideales, convicciones y escala de valores, si me quieres convencer, por ejemplo, de que el dinero es lo primero te diré que tienes razón y cuando te marches seguiré pensando que la salud es lo primero. Otro día explicaré porqué esto no puede ser considerado como falsedad sino como una obra de buena fe.

Soy despistado, no me preocupo en exceso por nadie, no me importan las desgracias del vecino para regocijo propio, odio que me hagan favores, no soy envidioso, no me gusta que me pidan favores, aborrezco a los ignorantes que se ríen de los demás, huyo de las personas aprovechadas y maliciosas...

Con el paso del tiempo he descubierto que la vida no es tan complicada, es el mundo el que nos la complica. Aprendí a vivir sin necesidad del qué dirán, sin necesidad de más personas que las que siempre han estado a mi lado, aprendí. Soy insociable dentro de la sociabilidad.

3 comentarios:

Isthar dijo...

Yo prefiero mil veces defender mi derecho a no opinar, a callarme, que mostrarme ignorante no siéndolo. La cultura es demasiado valiosa para menospreciarla de esa manera.

Y sí, es verdad que hay muchas maneras de ser ignorantes, y no siempre está relacionado ni de lejos con las cosas que se saben o el nivel de estudios que se tiene.

Mart-ini dijo...

Ignorante???? siempre. Siempre se puede aprender algo de alguien.

Un abrazo, con tu permiso

Nocheoscura dijo...

I S T H A R : lo único bueno de la ignorancia es que tal vez de la felicidad.

M A R T - I N I : sí, lo sé, pero a veces sigue sorprendiéndome lo que me enseñan algunas personas.

Permitido ;-)

Enlaces

Related Posts with Thumbnails