jueves, febrero 19, 2009

Corta primavera, largo invierno

Aún recuerdo la primavera, aún la recuerdo…

El invierno ha sido duro, más que duro ha sido eterno. Siempre ha hecho frío, todas las mañanas han sido frías, no ha habido ninguna en la que me haya despertado sintiendo calor, ni una sola. Una ola de frío polar, luego otra, otra más, olas de frío polar infinitas me han acompañado siempre al despertarme. El invierno ha sido muy frío.

Todo gris, ni siquiera negro, ni siquiera grisáceo, todo era gris. Si al menos hubieran existido diferentes tonalidades de gris, ¡pero no!, sólo había gris puro. No entiendo como el invierno ha podido ser tan monocromático, quizás si algún color hubiera hecho acto de presencia, si algún color me hubiera tendido la mano, pero no ha ocurrido y si ocurrió puede ser que yo no lo distinguiese, puede ser que ni siquiera lo viese, hasta es posible que lo rechazara, es imposible que la luz te deslumbre si tienes los ojos vendados.

Ahora pienso que el invierno me ha robado el alma. Me robó los pensamientos, los sueños, las ilusiones, los ideales, es más, ahora sé que quizás hasta yo se los robé a todos los que en un tiempo lejano me quisieron. Pero no puedo explicarles que el invierno me borró, que me anuló, que no supe abrigarme con sus sentimientos de afecto hacia mi. ¡Cuánto frío!

Mi cuerpo aún se resiente. Mis músculos al principio estaban congelados pero ahora ya no están, quedan migajas de ellos, la inactividad hizo estragos. ¿Cómo dormir cuando el frío se hospeda de por vida hasta en los tuétanos?, ojala hubiera dormido más de seis horas seguidas; las ojeras me gritan que necesito dormir el resto de mi vida para volver a tener los ojos que una vez tuve. Mi cara está agrietada, como si hubiera trabajado en el campo de sol a sol durante dos vidas o más... Yo, restos de yo es lo quedan después de este invierno.

¿Qué podía haber hecho algo, entretenerme, cómo?, si los libros se deshacían en mis manos, la lluvia los había calado; la tele no funcionaba, se veían rayas horizontales que distorsionaban cualquier imagen, ni siquiera el sonido era nítido; los paseos, con el aire golpeando mi cara, eran insufribles y la compañía no me apetecía, es lo que tienes cuando no cesas de tiritar ni de chasquear los dientes constantemente. Apartarme del mundo era lo único a lo que me incitaba aquél duro invierno.

¿Irme a un lugar más cálido? Es fácil pensarlo o decirlo ahora. ¿Acaso alguien abandona su hogar porque haga frío? Los esquimales, esquimales son.

Por suerte ahora comienzo a distinguir algún que otro color, no la totalidad todavía pues el gris sigue tenaz en su empeño de ensombrecer todo. Supongo que el arco iris hará acto de presencia tarde o temprano, y aún así soy consciente que el arco iris producirá alguna sombra en la que el gris siga estando, en la que el gris me aceche por si dejo de mirar los colores. Aún así creo que es mejor dejar el invierno atrás.

Yo veo la vida como estaciones del año. Normalmente todo el mundo disfruta de una primavera, de un verano, de un otoño y de un invierno. Sin embargo en mi vida sólo ha habido dos: una ha sido la primavera que ha sido todo el tiempo que he vivido hasta que llegó el invierno, corta por cierto; la otra ha sido el invierno, largo muy largo, que ha sido el tiempo que he vivido enganchado a las drogas.


-


El otro día vi un reportaje en la tele de los efectos que tenía cierta droga, no recuerdo si eran anfetaminas o cristal, en las personas que han sido adictas. Algo en mi me indujo a escribir, lo que han leído fue el resultado.

6 comentarios:

Cecy dijo...

Por cierto ese efecto esta muy bien relacionado con un frio invierno.
Que te alcance el arco iris con toda su gama.

Besos

sonoio dijo...

invierno, drogas y frazadas!
no es mala combinación, y deambular en el gris puede resultar muy interesante, es probable que ya lo sepas, y luego podrás describirlo, por que se nota que vives intensamente
un saludo

SILVIA dijo...

La tristeza, la depresion, esta sabido que siempre afloran mas en invierno, uno como que se acartona, de todas maneras para mi el invierno, es mas energizador que el verano, me sienta mejor, creo que cada estacion tiene su belleza, pero depende mucho de nuestro ambiente, nuestros afectos y nuestro estado emocional
un abrazo¡¡

Sintagma in Blue dijo...

Y tras el invierno siempre, siempre, llega la primavera...

Bohemia dijo...

Wow, yo vi ese documental, metanafetaminas eran ¿no? Ufff terrible, pero mira su lado positivo tiene...te inspiro un escrito...

Bss

RECOMENZAR dijo...

Hola me gusta las mezcla de arte y letras desde la mezcla sale el arte del poeta

Enlaces

Related Posts with Thumbnails