lunes, enero 30, 2017

El globo

Tenía el globo agarrado, bien agarrado. Lo cuidaba mucho, el globo se mecía suavemente para que la cuerda no se escapara de aquellas manos que tanto amaba. Pero aquellas manos dudaban, a veces pensaban en dejar volar el globo hacia el cielo pero se arrepentía porque era un globo maravilloso, bueno y sentía que el globo no quería volar. Sin embargo tenía que soltarlo, a pesar del dolor que iban a sentir esas manos tenía que soltarlo. No quería que el globo no tuviese la oportunidad de encontrar otras manos que nunca dudasen. Lo sencillo hubiera sido seguir teniendo el globo asido a su piel, pero no habría sido lo correcto pues el globo se merecía lo mejor del mundo y esas manos, tal vez, no podrían habérselo dado. Ahora esas manos siguen doloridas y sólo desean que el globo vuele tan alto como quiera porque es un globo por el que merece la pena volar por el aire gélido para poder, aunque sea, verlo a lo lejos.

Enlaces

Related Posts with Thumbnails