lunes, abril 06, 2015

Dinero

Yo creo que el dinero ayuda pero una vez cubiertas ciertas necesidades no te debería hacer más feliz. Lo que me da pena es que hay personas que piensan que si fueran ricos serían muy felices, yo pienso que viviría más cómodamente simplemente. Cuando digo que soy feliz la gente no me entiende, tengo mis momentos malos y mis problemas, pero pasear con mis perros me hace feliz y no lo sería más porque llevaran una cadena de oro. Tampoco seria más feliz por leer libros de edición de lujo me conformo con que sean de bolsillo. No sería más feliz por tener un ferrari, me es suficiente con mi Citroen. Tampoco sería más feliz por tener un apartamento en la playa, lo soy cuando voy a pasar el día con mi familia, comemos en la playa un bocadillo y antes de irnos nos tomamos un helado. Soy feliz porque puedo comprar medicinas si enferma alguien y no siento desgracia por no poder ir a un médico de paga todas las semanas ante la mínima molestia.

De hecho creo que cuántas más cosas materiales tenemos más tenemos que trabajar para mantenerlas (seguros, impuestos, mantenimiento, averías...).

Claro que juego a la lotería con la esperanza de que me toque... ¡tendría más tiempo para pasear, leer, aprender, estar con mi familia e incluso podría ayudar a Cruz Roja con una mayor aportación mensual!

Pero no malinterpreten mis palabras, el dinero es necesario pero para el que piense que el dinero es la felicidad le deseo el Ferrari, luego no se queje cuando yo pago 300 euros de seguro y usted 3500.

El tema del dinero en realidad es que hay gente que necesita reconocimiento social y creen que el dinero se lo dará. Yo sin embargo conozco a mucha gente con dinero y por mucho que observo la mayoría tienen conversaciones de cosas materiales que me aburren. Sin embargo un simple agricultor te cuenta como va la cosecha y se le iluminan los ojos, más cuando te cuenta con el cariño con el que trabaja y ves la felicidad cuando te dice que en los días buenos almuerza bajo un árbol y se come un trozo de tocino acompañado del vino de la bota.

Allá cada uno, es legítimo ser o intentar ser feliz, yo lo soy y lo intento porque hay que cuidar los momentos, otros serán felices siendo ricos y lo respeto pero yo no estoy en ese grupo y no necesito el reconocimiento social más allá del más básico porque sé quién soy, sé lo que valgo (con mis cosas malas y buenas) y sé que al final no te dará tiempo a rebobinar la vida. 

1 comentario:

RECOMENZAR dijo...

es bueno leerte andaba de paseo y tu texto me atrapó

Enlaces

Related Posts with Thumbnails