domingo, febrero 18, 2007

Las tres reglas.

Supongo que cada uno en la vida tiene unas reglas que sigue o intenta seguir, otros le llaman personalidad. Yo tengo tres reglas muy claras y que intento seguir y que todos y cada uno de los días me repito a mi mismo para grabarlas aún más, si cabe, en mi cabezota.

Estas reglas no son universales y no las he leído en ningún libro y ni siquiera nadie me las ha dictado, son tres reglas que yo he aprendido y que espero poder enseñar algún día a mis hij@s. Esto tampoco quiere decir que les esté dando a ustedes una lección, tengo claro que la mayoría me podrían dar clases a mi acerca de la vida, pero tal vez le sea útil a alguien.

Y antes de empezar decir que cada regla irá publicada en una entrada diferente, así se podrá medio debatir y no quiere decir que una sea más importante que otra, para mi las tres son importantes.

REGLA I. NO HACER EL MAL.

Esto parece muy universal y en principio es algo que todo el mundo cree hacer. Yo intento no hacer nunca daño a nadie, de hecho no conozco a nadie que pueda decir que soy mala persona, podré caer mejor o peor, habrá gente que considere que soy un estúpido o no, un listillo o no, pero yo no hago daño a nadie nunca. Hasta aquí imagino que todo el mundo diría lo mismo si se le preguntara pero por norma y por experiencia creo que hay tanta gente mala o maliciosa como buena, se lo explico:

La maldad más palpable la poseen aquellas personas que hacen comentarios que intentan dañarte, en principio parece que lo dicen por decir pero esos comentarios han sido pensados y meditados, meditados hasta incluso sin haberse dado cuenta. Les pongo varios ejemplos reales y de gente cercana a mi que posiblemente puedan leer este blog, pero que me da igual pues hay que ser consecuente con lo que se dice:

- Comentario 1:

"Pero ahí no se gana dinero, ¿verdad?." Este comentario me lo hizo un "conocido" refiriéndose a mi tienda, no crean que lo importante es si se gana dinero o no, lo importante es que está despreciando una idea o proyecto que yo he iniciado. Podría el "conocido" haber dicho: "Hay negocios con los que se gana más dinero, ¿verdad?" y la conversación hubiera ido por otro rumbo. No pudo evitar su malicia y no le contesté porque no merece la pena.


- Comentario 2:

"¿Pero tenéis la casa ya tabicada?". Este comentario me lo hizo una "amiga" hace unas semanas. Resulta que mi novia y yo tenemos una casa que estamos reformando desde hace cuatro años, al final valdrá la pensa, de hecho ya lo vale, pero tanta reforma implica un montante económico considerable para dos personas de clase media. En este caso la malicia viene dada por afán de superioridad ante los demás, ella tiene su piso ya desde hace dos años y vive allí y tal vez piense que eso la hace ser superior de alguna manera. Tampoco le contesté porque no merece la pena.


- Situación 1:

<>, resulta que unos "amigos" se comprar un coche hace tiempo y nos lo enseñan, como es normal yo me alegro por ellos porque es un avance en su calidad de vida y hasta una alegría. Pues luego me lo compro yo, se lo enseño y lo único que dicen es: "¡Cómo se nota dónde hay!", pero del coche o de mi alegría ni media dijeron. Esto es envidia junto con desprecio.


Podría seguir escribiendo comentarios y situaciones pero creo que son ejemplos suficientes. De hecho con ello quiero que se den cuenta que hacer el mal se puede hacer de muy diversas formas, así que piénsenlo.


Las ventajas de no hacer el mal son muy claras y se obtienen resultados muy positivos, de verdad. Además creo que el mal que hacemos lo recibimos multiplicado en el mismo momento, porque a veces los comentarios y situaciones son con más gente delante y se dan cuenta, ¿hay algo peor que denigrarse uno mismo?.

20 comentarios:

varo dijo...

Reglas? Hummm... yo creo que no tengo ninguna, pero bueno, esa primera tuya no está nada mal :D

Ahora quedan ver las otras dos :D

Un saludo!!!

wimpy dijo...

Creo que la gente hace esas cosas porque la vida que llevan o han elegido no les llena. Ejem: mi amiga ha elegido casarse, tener un bebé y llevar una bonita vida con chalé incorporado. Yo me alegro de que sea feliz. Ella no para de hacerme sentir fatal pq mi relación es una mierda, no tengo casa y no sé que hacer en la vida. Quizá envidie mi falta de ataduras pero ella sí que tiene la vida que ha elegido. A lo mejor no saben el daño que hacen...

Lara dijo...

Pues yo no soy de reglas pero estoy deacuerdo con lo que has dicho en esta primera. Pero.... ¿has pensado que alguna vez podemos hacer daño sin darnos cuenta o sin querer? En ese caso ¿sería maldad?
Besos.

yahoraquebonita dijo...

Yo no soy maliciosa pero creo q es imposible no dañar a gente involuntariamente, x ej no correspondiendo sus sentimientos

Pero me parece una buena regla

Muchos besos
echaba d menos estar conectada :)

Xiluso dijo...

No hacer el mal ... voluntariamente vale. El problema esta cuando nuestro subconsciente nos traciona. La envidia es mala consejera y a veces dices cosas que no quieres o lo que es peor que ni te planteabas decir.

Brisa Marina dijo...

Estoy de acuerdo contigo, lamentablemente el ser humano es muy complejo y existen tantas formas de pensar, que no hay verdad absoluta, es decir a algunos les parecera malo una cosa, a otros no. Lo que si se puede hacer es intentar vivir en armonía.

Mavi dijo...

No siempre esos comentarios serán tan meditados, incluso a veces puedan ser malinterpretados.
Estoy completamente de acuerdo con Brisa Marina cuando dice que el ser humano es muy complejo y que no existe una verdad absoluta, aunque con la diferencia de que para mi no es "lamentablemente" sino "afortunadamente".

Supongo que es difícil no hacer mal nunca a nadie, existen situaciones con disyuntivas morales en los que es imposible que todo el mundo salga ileso.

Y existen deslices, debilidades, frustraciones, complejos, momentos flojos... que como decía xiluso son malos consejeros.

Besos

Piquillo dijo...

Es dífícil, en la Vida llevar un Camino y que este sea el Ideal como persona.

Peor aún luchar cada día, para no atropellar nuestros valores...

Un Abrazo y Éxito !

Luna Agua dijo...

Las reglas.
Es dificil manejarse bajo reglas, mas bien podría decir principios, lo cual es má amplio y me permite mayor flexibilidad, sin perder la escencia.
Las reglas me recuerdan la escuela formal, la censura.

Saludos

Bettina dijo...

Lo que lanzamos a los otros oficia de boomerang: si lanzamos bien, recibimos bien. Si lanzamos maldades, recibiremos maldades.
Seguramente muchos como yo se alegran que hayas tenido un par para dejar tu anterior trabajo y lanzarte a la aventura de ser autónomo con todo lo que ello conlleva: primero que nada a la libertad. Muy pocos llegan a comprender que esta no tiene precio.

alida dijo...

Me gusta tu primera regla, esta impregnada con mucha energía, si tú das eso recibirás lo mismo, por eso no le hagas caso a la gente que siente egoísmo envidia, si al hacerla lo hicimos con amor, pasión o le impregnamos con energías de Paz y tranquilidad, entonces estaremos en frente de una obra de arte que será admirada por muchos quienes no se explicarán la razón por la cual se sienten atraídos hacia ella.

Un abrazo feliz fin

Sintagma in Blue dijo...

Y como decía Alaska... ¿a quién le importa lo que yo haga? ¿A quién le importa lo que yo diga?...


besos

Nostalgia dijo...

Me da rabia cuando quieres compartir un exito con un ser querido y lo que recibes es sarcasmo. Duele mucho, y ellos parecen no darse cuenta.
Apoyo totalmente tu punto.

Slds,

Nostalgia

p.d. Mucho exito con tu tienda ♥

Pagana dijo...

Pasé a saludarte, querido!
Espero que estés muy bien.

Un abrazo grande!

chocoadicta dijo...

La regla está muy bien, si se aplicara a nivel universal otro gallo cantaría aunque, claro, a veces el daño se hace involuntaria o inconscientemente.
Diría que las situaciones que has descrito se asemejan mucho a ese especie de envidia que suelo rondar siempre por alguno de los amigos o familiares. No hay que hacer mucho caso pues ellos vivos se amargan su propia vida mirando siempre de reojo para ver lo que tiene el otro.
Ya estoy deseando conocer las otras reglas... :)

Luis Eduardo dijo...

Yo creo que simplemente viviendo y actuando hasta donde nuestra libertad personal nos permita (sin hacer daño a nadie claro) todo estará bien...

Muchoas saludos

Dudu dijo...

Pasaba a Saludarte....amigo debes tener full trabajo que no has volvido......jejeje

Bohemia dijo...

comparto tu filosofía...BSS

Irene dijo...

Estoy de acuerdo contigo. En el caso de la gente que saca esas frases de su boca no creo que estén pensando conscientemente en hacerte daño, pero su frustración, su envidia o el sentimiento malo que surge dentro de ellos les obliga a decir algo para sentirse mejor.

Consuélate que así puedes saber cómo son. Peor sería que fueran falsos y dijeran "me alegro por tí" mientras desconoces que por dentro la envidia les carcome.

Puedes elegir rodearte de gente como tú que se alegre por tí. En mi forma de vivir la vida, amigos de verdad son los que se alegran por nosotros y con nosotros de las cosas buenas que nos pasan.

Saludos

Rosa dijo...

Realmente si se cumpliera esa regla se evitarian practicamente todos los males del mundo ya que a todos los niveles habria un comportamiento etico y compasivo. No te preocupes por los envidiosos ellos sufren mucho al envidiar y eso es su castigo, mejor vivimos los que no envidiamos el bien de los demas sino que lo disfrutamos. Saludos

Enlaces

Related Posts with Thumbnails