domingo, diciembre 17, 2006

Serie Cuentos de Navidad. III. Samuel.

Samuel no era un niño malo, tal vez era algo revoltoso pero no era malo. Desde muy pronto entendió porqué en su casa no dejaban juguetes los Reyes Magos... "Eso es un cuento que le cuentan los padres ricos a sus hijos, nosotros somos pobres pero no mentirosos" (le explicaba su madre todas las Navidades), y sin embargo él sabía que mentir de vez en cuando no era lo más horrible del mundo.

Con el paso de los años supo que tampoco eran tan pobres, supo que el poco dinero de sus padres se destinaba a otras cosas. Supo que los ricos eran mentirosos pero que sus padres también.

Samuel no es un hombre malo, tal vez no demasiado afable pero no es malo. No cree en los Reyes Magos pues ya se encargaron sus padres de ser sinceros con él desde el primer día, piensa que lo de la Navidad es un montaje de los ricos listos para ganar más dinero con sus negocios, afirma que la Navidad ha sido una adaptación de la Iglesia en la que no cree.

Hoy Samuel ha traido a su casa una rama con muchas hojas, la arrancó cuidadosamente de un árbol que tenía miles, un trozo de corcho que pidió en una tienda de electrodomésticos, pues estos van protegidos así dentro de las cajas, y unos cartones blancos. Hoy Samuel después de dar de desayunar a sus hijos, él no ha desayunado porque el dinero no llega para tanto, ha cogido el corcho y lo ha desmigajado... ¡ya tenían nieve!, el cartón lo ha cortado en tiras, bolas y círculos pequeños... ¡ya tenían boas, bolas para adornar el árbol y luces de colores!, y la rama se ha convertido en un árbol... ¡ya tenían Navidad!.

Y es que Samuel cree, piensa y afirma muchas cosas pero sabe que la vida ya es bastante dura como para quitarle la Navidad a unos niños.

- - -

¡Este año vive la Navidad creas, pienses o afirmes lo que sea, pero demuestru que sabes vivir!

- - -


¡Vótame para bien o para mal!:




14 comentarios:

Lara dijo...

Pero hay que demostrarlo todo el año, no sólo en navidad ;)
Besos.

El Trimardito dijo...

Pasaba por aquí para desearte a ti a todos los tuyos una Feliz Navidad!!

Xiluso dijo...

La esencia de la Navidad no necesita bolas ni adornos, lo que hay que vivir es su espiritu

Piquillo dijo...

El Regalo del Amor en esta Fiesta se ha olvidado...


=(

melytta dijo...

Menos mal que ese niño no quiso ser un mentiroso como lo fueron con él y supo que la ilusión no es cuestión de dinero.
Felices Fiestas.
Besitos

alida dijo...

Lindo cuento y melancólico a la vez, pero de verdad que en ningún hogar debería faltar el espíritu de la navidad
Besos!!

varo dijo...

Oye que me gustan mucho tus cuentos de Navidad jejeje!!

Por cierto, su encargo ya está expuesto en mi blog jejeje!!

Un saludo y FELICES FIESTAS!!!

Ximena dijo...

Es verdad lo del invento consumista para Navidad. La mayorìa de las tradiciones ademàs son europeas. Y el cristianismo una forma de vida acrecentada en Amèrica a punta de muertes en el periodo de la conquista.
El amor debe ser una utopia a tratar de cumplir en cada injusticia que vemos cada dìa y no solo en el nacimiento de un 25 de diciembre.

Saludos

Luna Agua dijo...

El post anterior yo lo enviè pero no se porque aparece ese nombre. Sorry
Talvez la mano traviesa de un angel ;)

MARIA DEL NORTE dijo...

No será un pan dulce, pero Samuel es un dulce total.
La Navidad vive en su corazón, mas que nada, y la trasmite como puede a sus hijos.

Mil Orillas dijo...

Sabrás que antes pensaba en no seguir el juego. Decía "cuando tenga hijos no jugaré al Papa Noel". Pero no fue así. Y me alegro. Hoy fui a ver a mi peque al cole (3 años) porque cantaba dos canciones. Vestido con una túnica de gospell y con panderetas. Y luego llegó santa. Y le dio un regalo. Y a mi también: la cara del niño, los ojos maravillados y un nudo en la garganta que tenía tiempo sin sentir. Mis cinco minutos de sensiblería. Todos necesitamos esos cinco minutos. Ya después podemos volver al sarcasmo, a la ironía, al cinismo, al stress, a lo que cada quien convenga. Pero jamás hay que renunciar a esos cinco minutos.
Noche, guapo, me encantó tus post!

Que pases una feliz navidad!

Mavi dijo...

Sea por lo que sea la Navidad está ahí.
Invento o no, sus luces y música incitan a ser más feliz, a compartir, a estar con la familia, a contactar con viejos amigos, y eso... es bueno.

Feliz Navidad a todos!!!!

Besos

Luis Eduardo dijo...

Nadie tiene derecho a robarle la inocencia a los niños, ni siquiera alguien que se lo hayan hecho...

Que bonito... felicitaciones, es siempre un placer leerte

Irene dijo...

El cuento de navidad de Samuel es el cuento que más me ha gustado de los cuatro que he leído. Creo que estoy entendiendo que es más importante mantener viva una ilusión que el dinero que se tenga. Siempre nuestros sueños pueden alcanzarse de algún modo.
Gracias por dejarme ese pensamiento y feliz navidad ;)

Enlaces

Related Posts with Thumbnails